domingo, 19 de febrero de 2017

Nuevos Horizontes

A veces, cuando menos te lo esperas, la vida te da un vuelco de 180 grados. Cuando parece que la rutina se ha apoderado de ti, aparece una nueva oportunidad. Un cambio, algo diferente.


A primera vista no te llama nada la idea de irte a trabajar a fuera otra vez. Pensabas que tu regreso a casa iba a ser definitivo y no es lo que esperabas.

Pero después de pensar durante el fin de semana, te empieza a atraer la idea de ir a un sitio nuevo a vivir nuevas experiencias, conocer gente y probar suerte.

Siempre da un poco miedo lo desconocido, pero al mismo tiempo te atrae. Siempre te han ido bien los cambios y esta vez no tenía por qué ser diferente.


El Mar del Norte.


He leído diferentes tipos de historias sobre el mar del norte.
Olas de viento es lo que me ha dicho la mayoría de la gente. Periodos cortos, malas olas, neoprenos gordos, guantes y gorro para el frío.

Me he adentrado en internet y he llegado a foros de surf de los países bajos. Después de rebotar de un post a otro, consigo llegar a algunos relatos de surfistas holandeses.
 Hablan de sesiones épicas, fondos de roca, incluso de arrecifes artificiales. También encuentro algunas fotos y vídeos que no tienen mala pinta.


Tengo claro que no va a ser fácil encontrar esas sesiones, y que voy a tener que moverme y preguntar mucho.
En las webs de surf se habla mucho de la ciudad donde voy, se surfea uno de cada cuatro días al año. El 80% de los días son olas de viento, pero queda un 20 % de días de mar de fondo que me hace tener esperanzas :) .

No hay comentarios:

Publicar un comentario