miércoles, 29 de marzo de 2017

El mar del norte

Después de un mes viviendo en Holanda y a media hora de cumplir los 34, me animo a escribir un texto contando un poco mi experiencia.

El mar del norte es frio, el agua es marrón y la arena está llena de conchas.
El agua está a 7 grados, así que cuando los locales me vieron aparecer en la playa con mi 4/3, se troncharon de risa...y tuve que comprarme otro neopreno al de dos días de llegar.

Es la primera vez en mi vida que entro al agua con un traje tan grueso. Tiene 6 mm y gorro incorporado, a parte de que hay que entrar al agua con guantes y escarpines, si no te congelas.
Lo mas incomodo para mi son los guantes, es una sensación rarísima... y entre que no entiendo el holandés y llevo el gorro puesto, no me entero de nada en el agua.

Ahora estoy viviendo en el centro de la ciudad, en un rascacielos a 15 minutos de la playa en coche. La casa es muy acogedora y con unas vistas increíbles pero es muy cara y en una semana me mudaré a una casita delante de la playa. Me la alquila un chico que tiene una escuela de surf y se pasa medio año viajando de aquí para allá.

Scheveningen es la playa mas famosa de los países bajos. Una playa kilométrica, con el fondo de arena y una zona con bancos de arena artificiales donde rompen picos divertidos.
La mayoría de los días son olas de viento, pero hay un espigón que lo protege bastante y se queda el mar algo mas ordenado.

Otra cosa que me ha llamado mucho la atención, es que casi todos a los surfers van a la playa en bici con el traje puesto y la tabla agarrada del brazo. Es gracioso.
A todo esto, soy el único buguero de la playa y por lo que me han dicho, también de la ciudad...

Hay muchas escuelas y tiendas de surf, y están montando un monton de chiringuitos a pie de playa. Cada fin de semana veo un bar nuevo. Al parecer, en verano la playa se pone hasta arriba de gente y con ambientazo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario